Disfruta de un 10% de descuento en la reserva de tu segunda experiencia con TBD
/
/
Un paseo por El Palmeral de Elche

Un paseo por El Palmeral de Elche

UN PASEO POR EL PALMERAL DE ELCHE
julio 20, 2020
El Palmeral de Elche se declaró Patrimonio de la Humanidad por ser un referente de multiculturalismo, por adaptar conceptos orientales en Europa y crear un tipo de paisaje “moruno” en España.
El Palmeral de Elche se declaró Patrimonio de la Humanidad por ser un referente de multiculturalismo.

Hace unos mil años los habitantes de Elche trasladaron su ciudad a la actual ubicación, buscaban seguramente más y mejores aguas puesto que las sequías de las últimas décadas del siglo X habían dejado el entorno de la antigua Ilice (la ciudad romana de Elche) prácticamente inhabitable. Con el traslado de la ciudad pusieron en práctica las nuevas formas de riego musulmanas y crearon un ecosistema que se ha conservado hasta nuestros días: El Palmeral de Elche, el verdadero corazón de la ciudad.

El Palmeral tiene unas claves ecológicas y productivas que hicieron de él un entorno muy valorado por monarcas y gobernantes, que dejaron para la historia algunas instrucciones curiosas como la de Jaime I cuando conquistó la ciudad, que dejó en manos de “los moros” la gestión y manipulación de las aguas, los canales de riego y los sistemas de reparto. El Palmeral es un entorno hídrico, su fuerza y su energía vienen del correcto uso de las aguas y se puede explicar fácilmente si entendemos los tribunales de las aguas de Murcia o Valencia, órganos que han gestionado el agua los últimos diez siglos en los entornos murcianos y valencianos.

La base del entorno ilicitano es el uso de canales de riego, el uso de sistemas de gestión muy avanzados, si tenemos en cuenta que tienen diez siglos, y la comprensión de las palmeras como elementos dinamizadores de la agricultura. No quedan muchos sistemas de riegos musulmanes en España debido al paso del tiempo, a la modernización de las infraestructuras y a los nuevos valores constructivos en muchas de nuestras ciudades, pero en Elche, por casualidades del destino, quedó alrededor del 70% del sistema original de acequias. También conocemos el sistema de acceso a las aguas, las formas para comprarla y los medios que tenían para gestionarla y repartirla.

La organización y gestión del principal recurso natural en nuestras tierras supuso un punto decisivo en la supervivencia de El Palmeral, y gracias a esta gestión hoy podemos disfrutar de un oasis artificial que se extiende por 1,6 millones de metros cuadrados y envuelve el centro histórico de Elche. Las palmeras adornan y dan sentido a la vida ilicitana como lo hicieron hace diez siglos, cuando eran las encargadas de crear una especie de microclima que permitía una mejor producción agrícola. Las palmeras no son árboles, las palmeras cambian las características de la tierra y también ayudan a mantener la humedad en el ambiente. Las palmeras, por tanto, son las fieles ayudantes de los sistemas de aguas para conseguir lo que llamamos un oasis: un entorno fértil en medio de un páramo desértico o semi-desértico.

La palmera más antigua de Elche tiene, hoy en día, unos 190 años, los canales más antiguos tienen casi mil años. Han visto muchas cosas y han convivido con muchas generaciones. Hoy nos ofrecen unos valores paisajísticos y humanos que nos hablan de nuestra historia, nuestra cultura y los avatares sociales que sucedieron en España y el litoral mediterráneo entre moros y cristianos, entre el campo y la industria, entre la agricultura y el nuevo turismo. El Palmeral de Elche se declaró Patrimonio de la Humanidad por ser un referente de multiculturalismo, por adaptar conceptos orientales en Europa y crear un tipo de paisaje “moruno” en España. También por los valores humanos asociados al campo, por las tradiciones y artesanías relacionadas, como la palma blanca o la historia de la llegada de la Vírgen María a las playas ilicitanas en el s. XIV. La ciudad actual surgió en la mente de musulmanes peninsulares que crearon un entorno moderno y productivo. Con el paso del tiempo se convirtió en un paisaje pintoresco visitado por europeos que destacaban su espíritu “moruno”, y ya en el año 2000 la UNESCO premió a la ciudad con el nombramiento de El Palmeral como Patrimonio de la Humanidad. Sólo con imaginar que ha sido testigo y decorado de unas 70 generaciones de ilicitanos, de conquistas y reconquistas, de guerras y pactos, de historias humanas y divinas, cualquier visitante puede dejarse llevar por los aromas de dátiles y granadas, de arroces y postres, de los susurros de la historia y la cultura, y sorprenderse con los logros humanos que mejoraron nuestras condiciones de vida hace ya casi mil años. ¿Quieren seguir conociendo más y pasear entre sus huertos? ¡Acompáñenme en nuestra próxima visita guiada por el Palmeral!

Enrique Mateo LLopis. Guía oficial de turismo con licencia nº 1.232 de la CV y profesor de historia en la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia.

Categorías: Historia - Rutas
Si te ha gustado este artículo compartelo por favor:

También puede interesarte:

Nuestros clientes opinan

Nuestros clientes
opinan

Especialistas en rutas guiadas y actividades de tiempo libre y ocio.
Really great tour with Gemma. We all really enjoyed finding out more about the city and loved the tapas! X
Reseña en Google
Agosto 28, 2023
Amparo was a really good guide very and informative and lovely lady
Reseña en Google
Agosto 15, 2023
Very good - and a super guide
Reseña en Google
Julio 25, 2023
Diego was extremely knowledgeable and took great pride in showing us throughout Cartagena. The Roman Theatre was truly amazing and the tapas was great, I would recommend this tour to any visiting the city for 1 day.
Reseña en Google
Julio 1, 2023
Diego gave us a wonderful tour of the city. He was well informed od the Cartagena’s history and shared detailed information. He answered questions with ease. He clearly has a love for his home town. I highly recommend tour with Diego.
Reseña en Google
Junio 26, 2023
Scroll al inicio